La medicina nuclear es una especialidad médica que utiliza las radiaciones ionizantes procedentes de radioisótopos o radionúclidos para la realización de estudios morfológicos y funcionales de numerosos órganos, así como también determinaciones radioanalíticas de numerosas sustancias presentes en el organismo.

A pesar de que la medicina nuclear es una especialidad fundamentalmente diagnóstica, también engloba todas aquellas aplicaciones basadas en la utilización de radionúclidos con finalidades terapéuticas. De modo que, dentro de la medicina nuclear, se proponen dos grandes ramas:

  • Diagnóstico nuclear molecular
  • Terapia nuclear molecular

Para la realización de estos estudios y terapias es necesaria la administración en cantidades traza del radiofármaco, una molécula específica marcada radiactivamente.

La administración se puede realizar por diferentes vías, por lo general intravenosa pero también por vía oral o por inhalación. Los radiofármacos, por su especial afinidad, se distribuyen por el organismo y se fijan en el órgano que se desea estudiar o tratar. Al emitir radiación, permiten la adquisición de imágenes y/o el tratamiento de la zona, dependiendo de la finalidad y el objetivo de la prueba.